Nos encanta el Kiwi, su color, su aroma y su sabor nos tiene realmente enamorados. Hoy te vamos a contar sus innumerables propiedades, para que te enamores más si cabe de él.

Como grandes amantes de la fruta nos gusta que conozcáis día a día las propiedades de las frutas, para que comer fruta se convierta en un placer muy saludable. En ocasiones no sabemos lo que comemos y es importante que cada sabor lo disfrutemos el doble, sabiendo que estamos cuidando nuestro cuerpo por dentro y por fuera.
Destacamos del kiwi su alta concentración en vitamina C, casi 100 mg por cada 100 gramos ¡Un importante chute de energía para nuestro cuerpo!

¡Es perfecto para arrancar el día con fuerza!

Su color verde esmeralda, nos hace ver que estamos ante una fruta exótica, agridulce y fresca. Gracias a las pequeñas semillas que observamos dentro de su pulpa, nos aporta antioxidantes, vitaminas, minerales y nutrientes muy beneficiosos para nuestra salud. El kiwi hace que estemos más fuertes, ya que fortalece nuestro sistema inmunológico, regula el colesterol, combate la hipertensión y eso no es todo…¡Te contamos más!

Antioxidante:
¿Sabías que el kiwi es cítrico que más vitamina c tiene? Es un potente aliado para combatir los radicales libres y retrasar el envejecimiento. Nos cuida por dentro y eso se nota por fuera
También es muy nutritivo, más incluso que plátano, ya que tiene un alto porcentaje de potasio. Es una fuente de vitamina E bajo en grasas y rico en luteína, y fibra. Lo que nos ayuda a guardar la línea, sentirnos menos hinchados y regular nuestro tránsito.

Fortalece el sistema inmunológico:

El kiwi contiene ácidos fólico y vitamina C, nutriente esenciales para producir glóbulos rojos y blancos, así como anticuerpos que cuidan que estemos libres de infecciones.

Es perfecto para el ánimo:
La vitamina C nos pone de buen humor, sí así es. Nos ayuda a ser más optimistas, a estar más activos y a sentirnos mejor con nosotros mismos.

El kiwi cuida nuestro corazón:
El kiwi nos ayuda a adelgazar la sangre, reducir la formación de coágulos y los niveles de triglicéridos.

Combate la hipertensión:
Como os comentábamos antes el kiwi es rico e luteína, que es un antioxidante que nos ayuda a reducir la presión de las arterias.

Cuida nuestra digestión:
Nos ayuda a asimilar más rápidamente las proteínas de los alimentos que tomamos y estimula la digestión, para que todo marche con normalidad. Por no hablar de lo que nos ayuda a evitar el estreñimiento, ya que este actúa como laxante sin perjudicar a nuestro intestino.

Gracias a esto se convierte en nuestro aliado para la dieta, ya que también nos permite bajar de peso. Son bajos en grasa y carbohidratos, la vitamina C nos ayuda a quemar calorías y nos genera saciedad. También estimula la función de la carnitina, que nos ayuda a quemar grasa.

Combate la anemia:

Aumenta la absorción del hierro con lo que nos ayuda a prevenir la anemia.

Cuida nuestros ojos:
La luteína, es un pigmento que tenemos en la retina, cuya función es la de evitar los daños que los rayos de sol pueden ocasionar en nuestra vista. El kiwi es rico en luteína, lo que nos ayudará a reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular.

Huesos fuertes:

El fósforo, es tan importante para nuestros huesos como lo es el magnesio, que regula la absorción del calcio y el potasio, y la vitamina c. El kiwi contiene todos estos nutrientes para cuidar nuestros huesos y hacer que estén fuertes y sanos. Como podéis observar , son muchas las propiedades que tiene el kiwi.

Una fruta tan deliciosa que cada bocado está lleno de placer para el paladar y para nuestra salud.

×